El libro en el siglo XVI

¡Hola de nuevo! ¿Qué tal las vacaciones? He tenido descuidado el blog durante todo el verano porque he estado liada con nuevos proyectos, pero ya he vuelto. Espero que vosotr@s hayáis tenido un buen verano.

Como veis ha habido cambios en el blog. Ahora es más claro y creo que facilita la lectura. Espero que os guste.

En esta ocasión he decidido retomar la historia del libro para contaros cómo era el libro en el siglo XVI y la censura ejercida por parte de la Iglesia Católica y de los reyes españoles.

 

¿QUE PASO EN EL SIGLO XVI?

Para entender mejor la situación que vive el libro en el siglo XVI vamos a repasar brevemente algunos de los hitos mas importantes sucedidos en este siglo.

El siglo XVI es conocido como el “siglo de las Colonias”. En esta época España y Portugal se convierten en dos grandes potencias mundiales, gracias a sus exploraciones y conquistas. Además los reyes de ambos reinos están estrechamente vinculados debido a sus lazos familiares.

A nivel europeo, el siglo XVI es un periodo de auge económico y demográfico. También se produce un renacimiento de la agricultura y la ganadería. Esto se debe, por un lado, al crecimiento de la población y, por otro, a la llegada de nuevos productos de las tierras conquistadas y al envío de productos propios para intercambio.

La expansión mercantil europea que se produce a partir del siglo XVI, provoca que la burguesía cobre cada vez mas importancia y que en siglos posteriores intente lograr mas poder político y económico.

En el ámbito religioso, por un lado, Martin Lutero inicia su reforma protestante con la que trata de discutir la autoridad del Papa y de la Iglesia Católica. Por otro lado, Enrique VIII crea la iglesia anglicana para poder divorciarse sin necesidad de la intervención papal.

La Iglesia Católica para intentar contrarrestar la reforma protestante de Lutero, convoca el Concilio de Trento, donde establece:

  • La reanudacion del tribunal del Santo Oficio (Inquisicion)

  • La creación del Index Librorum Prohibitorum, que era una lista de libros prohibidos para los católicos.

  • La incentivación de la catequización de los habitantes de América, con la creación de nuevas ordenes religiosas.

Tras este breve resumen sobre el siglo XVI veamos cómo eran los libros en esta época.

 

Arte de Navegar. Libro impreso en el siglo XVI
Arte de navegar, año 1545. Impreso en Valladolid en casa de Francisco Fernández de Córdoba.
Fuente: Biblioteca Nacional de España.

Sigue leyendo

Anuncios

Incunables: los primeros libros impresos

 

En el post anterior hemos contado las aportaciones culturales que trajo la invencion de la imprenta de tipos moviles y también hemos descrito cómo era la Biblia de Gutenberg, considerado el primer libro impreso. Siguiendo con el tema, en esta ocasión vamos a tratar sobre los libros incunables en general.

 

Imprenta europea del siglo XV
Imprenta europea del siglo XV.
Fuente: Wikipedia.

 

¿QUE SON LOS INCUNABLES?

Se denomina incunables a los primeros libros impresos, es decir, aquellos libros que aparecieron antes del año 1501. Como en America se tardó un siglo más en utilizar la imprenta, se consideran incunables americanos las obras impresas durante el siglo XVI.

Sigue leyendo

La imprenta, un hito en la historia del libro

 

En la segunda mitad del siglo XV se produjo un acontecimiento crucial para la historia del libro. Se trata de la aparición de la imprenta de tipos móviles. Este invento se lo debemos a Johannes Gutenberg, nacido en Maguncia (Alemania) y perteneciente a una familia acomodada de orfebres. En realidad su verdadero nombre era Johannes Gensfleisch zur Laden y su vida transcurrió entre las ciudades de Maguncia y Estrasburgo.

¿Qué factores favorecieron la aparición de la imprenta? Por un lado, existía un interés creciente por la lectura y por el conocimiento en general. Además las innovaciones que iban surgiendo en los procesos mecánicos e industriales permitieron su construcción. Por otro lado, existían motivaciones de índole industrial y económicas que hicieron que este proyecto se desarrollará.

 

Sigue leyendo

El origen del papel (Parte 2)

 

En la primera parte del post sobre el origen del papel vimos que el papel surgió en China en el siglo II a.C. y que fueron los árabes, los que siglos después, lo introdujeron en Europa a través de la Península Ibérica. También comentamos el proceso de fabricación del papel en los molinos de agua de Europa, usando como materia prima trapos viejos de lino, cañamo o algodón.

Pues bien, en este post vamos a ir un poco más adelante en el tiempo y vamos a hablar sobre la mecanización del proceso de fabricación del papel y de los nuevos aditivos utilizados en el proceso. Todo lo cual trajo consigo la perdida de calidad en el papel, ya que el papel así producido era más frágil, friable (se desmenuza fácilmente) y ácido.

 

LA INDUSTRIALIZACIÓN EN LA FABRICACIÓN DEL PAPEL

A finales del siglo XVIII Nicolas Louis Robert inventó la maquina de fabricación de papel continuo. Posteriormente los hermanos Fourdrinier la mejoraron y comercializaron.

De esta forma empieza la mecanización de la fabricación del papel, pero también la perdida de calidad del papel. El papel artesanal ha demostrado que puede perdurar mas de 700 años, a diferencia del industrial que presenta una gran inestabilidad química y una esperanza de vida relativamente corta.

 

Maquina para la fabricación continua de papel. Fuente: Florida Memory.
Maquina para la fabricación continua de papel. Fuente: Florida Memory.

 

El proceso se basa en el uso de tamices continuos (sin fin), soportados por rodillos y llevados en un movimiento rectilineo horizontal sobre los recipientes de pulpa. La pulpa se deposita sobre ellos, en una suspensión muy diluida, cediendo agua por la presión de los rodillos. El papel resultante tiene un espesor mucho más regular y uniforme que el papel fabricado artesanalmente.

Sigue leyendo

El origen del papel (Parte 1)

 

El papel es uno de los grandes descubrimientos en la historia y sobre todo en la historia del libro. Actualmente cuando hablamos de libros y documentos los asociamos al papel. Sí, ya se que estamos en la era digital y también tenemos los ebooks y documentos electrónicos, pero no me digáis que cuando pensáis en documentos y libros no os viene a la cabeza el papel.

En occidente el papel surge ante la necesidad de conseguir materiales nuevos para escribir. Hasta entonces se utilizaba el pergamino y aunque abundaban las pieles, se necesitaban muchas cabezas de ganado para realizar un códice. Como ejemplo, citar que para un libro de 400 paginas se necesitaban unos 25 corderos.

De hecho, la escasez de pieles en los siglos VII y VIII llevó a la reutilización de algunos códices, borrando su contenido y reescribiendo sobre ellos. Estos son los denominados codices rescripti o palimpseptos.

La primera muestra de papel europeo data de 1080 d.C., y aparece en el misal mozarabe del Monasterio de Santo Domingo de Silos. En dicho códice, escrito sobre pergamino, aparecen insertadas unas hojas en papel.

 

Misal mozarabe del Monasterio de Santo Domingo de Silos
Misal mozarabe del Monasterio de Santo Domingo de Silos.
Fuente: Asociación Hispánica de historiadores del papel.

 
Sigue leyendo

El Libro y las Bibliotecas en el Islam

 

El Islam surge en Arabia en el siglo VII d.C. con la aparición del profeta Mahoma. En esta época Europa esta inmersa en la Edad Media (siglos V-XV).

En el Islam la palabra escrita es muy importante, ya que todos los fieles deben poder leer el Coran. Esto hizo que desde antiguo existiese una extensa población letrada, formada en las escuelas coranicas.

Todo ello propicio, que en el mundo islámico los libros y, por ende, las bibliotecas tuvieran un gran desarrollo. Como en otras zonas y épocas, las bibliotecas más destacadas eran las de los soberanos y príncipes, aunque también hubo grandes bibliotecas privadas que llegaron a albergar varios millares de volúmenes. Los centros de enseñanza y las mezquitas también contaban con sus propias bibliotecas, cuyos libros solían proceder de donaciones.

Además existía un activo mercado librero privado, donde se compraban, vendían y subastaban bibliotecas cuyos dueños habían fallecido o se habían arruinado.

Manuscrito. Tratado sobre prosodia. Siglo XVI.
Tratado sobre prosodia. Siglo XVI.
Fuente: Biblioteca Digital Mundial.

 

Sigue leyendo

Libros y Bibliotecas en Bizancio

 

Bueno, pues ya hemos llegado a la Edad Media en nuestro recorrido por los aspectos más importantes de la Historia del Libro. Durante estos siglos hemos visto como durante mucho tiempo se utilizó el rollo de papiro como material escriptoreo. Con la llegada del cristianismo se impuso el pergamino al papiro y se paso de usar el rollo al códice (origen de nuestro actual libro). En este post, haremos un breve repaso de cómo eran los libros y las bibliotecas bizantinas.

El Imperio bizantino también llamado Imperio Romano de Oriente por ser considerado el heredero del Imperio Romano, pervivió durante toda la Edad Media y principios del Renacimiento. Se ubicaba en el Mediterraneo oriental y su capital se encontraba en Constantinopla, ciudad que se convirtió en centro artístico y espiritual.

Mapa del Imperio Bizantino en el siglo VI, durante el mandato de Justiniano
Mapa del Imperio Bizantino en el siglo VI, bajo reinado de Justiniano (época de máxima expansión).
Fuente: “Materiales Digitales, Ciencias Sociales” de Ines Abella Navarro.

 
 

¿CÓMO ERA EL LIBRO DEL IMPERIO BIZANTINO?

 

En esta época la producción de libros se centró fundamentalmente en la capital, más concretamente en los escritorios del Palacio Imperial y en los centros de enseñanza superior. También había copistas profesionales que realizaban producciones privadas por encargo.

En un principio los libros se redactaban en letra uncial, hasta que en el siglo VIII se impuso, al igual que en Occidente, la letra minúscula. Por lo que la letra uncial paso a emplearse solo para los documentos importantes.

Ejemplo de letra uncial. Este tipo de letra es redonda y todas las letras tienen la misma altura.
La letra uncial es redonda y todas las letras tienen la misma altura. Imagen obtenida del blog de Alberto Albarran.

 

En España se conservan muchos manuscritos griegos que fueron copiados en Italia durante el siglo XVI por escribas griegos, organizados en prestigiosos talleres que proveían al mercado europeo. La mayoría de estos libros proceden de las bibliotecas particulares de humanistas españoles, que habían estudiado griego en Bolonia, Alcalá de Henares, Salamanca y otras universidades y que residieron largas temporadas en Italia y los Países Bajos.

Sigue leyendo