Libros, bibliotecas y prensa en el siglo XVIII

Seguimos con los posts dedicados a la historia del libro. En esta ocasión nos toca acercarnos al siglo XVIII.

El siglo XVIII es también conocido como el siglo de las luces, ya que surgen movimientos culturales y filosóficos que buscan avanzar en el conocimiento humano y cambiar el antiguo régimen. Entre estos movimientos destacan la Ilustración y el Enciclopedismo.

Pero este siglo también se conoce como el siglo de las revoluciones, ya que es en esta época cuando tienen lugar la revolución estadounidense, la revolución francesa y la revolución industrial en Inglaterra.

En este post trataremos el sector de los libros, bibliotecas y prensa en el siglo XVIII. Además examinaremos una obra que causó gran controversia en aquella época: la Enciclopedia Francesa.

 

LA ILUSTRACION

La ilustración es un movimiento cultural e intelectual europeo que se desarrolla a mediados del siglo XVIII. Esta corriente nace en Gran Bretaña, pero se consolida en Francia.

Busca conocer el mundo y la naturaleza a través de la razón y la ciencia para hacer progresar a la humanidad. El filosofo Immanuel Kant lo expresa muy bien “atrevete a conocer“.

Uno de los grandes productos de la Ilustración es la Enciclopedia Francesa.

 

 

LA ENCICLOPEDIA FRANCESA

Como ya hemos comentado, la Enciclopedia Francesa nace en el siglo XVIII como resultado de la Ilustración francesa. En su momento generó una gran polémica, llegando a ser prohibida por las autoridades francesas.

Sin embargo, hoy en día es una obra muy importante, ya que está considerada como la primera enciclopedia moderna.

 

Enciclopedia Francesa del siglo XVIII
Enciclopedia Francesa. Fuente: Internet Archive.
Si pinchas en la imagen puedes verla online.

 

El impulsor de este gran proyecto es el librero Le Breton, en colaboración con Denis Diderot. En aquella época Diderot era un hombre poco conocido, que se ganaba la vida dando clases y traduciendo.

Diderot, ayudado en la dirección por el matemático D’Alembert, planifica un proyecto cuyas diferentes partes debían estar escritas por especialistas en las distintas materias.

Finalmente en la redacción de la Enciclopedia Francesa participan 160 redactores,  entre los que se encuentran Rousseau, Voltaire, Montesquieu, etc.

La Enciclopedia Francesa o Diccionario de la Ciencias, Artes y Oficios consta de un total de 35 volúmenes: diecisiete volúmenes de texto y once de laminas, a los que posteriormente se añadieron cinco de suplementos y dos de indices. La obra integra se publica entre los años 1751 y el 1780.

El primer volumen publicado en 1751 fue recibido con entusiasmo por el público, aunque a la Iglesia (principalmente a los jesuitas) y a las autoridades francesas no les hizo demasiada gracia. De hecho cuando se publicaron el segundo y el séptimo volumen las autoridades francesas prohibieron la enciclopedia.

Ademas en el año 1759 el Papa Clemente XIII condena la enciclopedia, ordenando bajo pena de excomunión la quema de todos los ejemplares en poder de los católicos.

La animadversión de la Iglesia y las autoridades francesas por esta obra se debe a que la ven como una amenaza que pretende acabar con la monarquía, corromper las costumbres y promover la irreligiosidad.

Como te puedes imaginar todas estas trabas supusieron una demora en la redacción y publicación de la Enciclopedia Francesa, pero aun así siguieron adelante con esta obra debido al gran interés que había suscitado en Francia y Europa.

La Enciclopedia Francesa actuó como el motor intelectual más poderosos del siglo XVIII, tanto desde el punto de vista social y político, como de difusión de la ciencia pura y aplicada.

 

 

EL SECTOR DEL LIBRO EN EL SIGLO XVIII

En el siglo XVIII hay un mayor interés por la lectura, favorecido por la publicación de libros en lenguas vernáculas.

Al igual que en el siglo anterior, en el XVIII sigue disminuyendo la publicación de libros religiosos, convirtiéndose en menos de una tercera parte de lo que sale a la venta. También se reduce la publicación de libros en latín.

Las obras literarias, científicas y filosóficas de los autores de ese momento se publican en lenguas vernáculas, lo que favorece la lectura. Además la publicación en lenguas vernáculas propicia la circulación y comercio del libro entre países que comparten la misma lengua.

En España con la llegada de los Borbones se produce una renovación de la cultura. Fundamentalmente debido a la creación de las siguientes instituciones:

  • La Biblioteca Nacional creada en el año 1711. De acceso abierto,  contó con grandes bibliotecarios e investigadores. Se preocupó de editar obras importantes, llegando a establecer una fundición de tipos al servicio de las imprentas para mejorar su tipografía.
  • La Real Academia Española fundada en 1713 por Juan Manuel Fernandez Pacheco y Zuñiga. Un año después recibe de Felipe V la cédula real por la que se crea oficialmente la Academia.
  • La Real Academia de la Historia se inicia oficialmente en el año 1738.

La imprenta española se renueva en las ultimas décadas de este siglo gracias a las medidas protectoras de Carlos III y a la actividad de notables talleres como la Imprenta Real.

 

La Conjuracion de Catilina y La Guerra de Jugurta, impresa en el siglo XVIII
La Conjuracion de Catilina y La Guerra de Jugurta, obra impresa en el siglo XVIII por Joaquin Ibarra. Fuente: Universidad de Sevilla.
Si pinchas en la imagen accederás al ejemplar digitalizado.

 

En el siglo XVIII destacan los siguientes impresores españoles:

  • Joaquin Ibarra, que está considerado como el mejor impresor español de todos los tiempos. Estableció su taller en Madrid en el año 1753, llegando a contar con un centenar de trabajadores. Su taller perduró hasta el año 1836 a través de sus hijos y nietos. Es probable que llegase a imprimir más de dos mil obras.
    Se preocupo por el acabado, la presentación, los problemas lingüísticos y ortográficos y por resolver los problemas técnicos.
    Su mejor trabajo es la edición de la Conjuración de Catilina y la Guerra de Jugurta, que contenía ilustraciones, cabeceras, viñetas, la traducción efectuada en cursiva y el texto original latino en letra redonda.
    Otra obra importante impresa por Ibarra fue el Quijote, en cuatro volúmenes, encargado por la Academia Española y que contaba con ilustraciones realizadas por los más importantes artistas españoles.
  • Antonio Sancha. Además de como impresor, también ejerció como librero y encuadernador. Destaca por editar obras de los más importantes artistas españoles que estaban agotadas o que no se encontraban con facilidad.
  • Benito Calvo. Publico una nueva edición de la Vulgata, con ilustraciones y en diecisiete volúmenes.
  • Antonio Perez de Soto. Imprimió en caracteres árabes un catalogo de los manuscritos árabes conservados en la Biblioteca de El Escorial.
  • Benito Monfort, destacó por la edición de la Historia de España del Padre Mariana, en nueve volúmenes. Esta obra destaca por la buena ejecución de su tipografía.

 

 

BIBLIOTECAS DEL SIGLO XVIII

En este siglo continúan abiertas las bibliotecas creadas en los siglos anteriores, aunque también se abren algunas nuevas como:

  • El British Museum, que a partir de 1793 pasó a denominarse British Library.
  • En Italia se crean dos grandes bibliotecas nacionales: la Biblioteca de Florencia y la Braidense de Milan.
  • En Portugal se inaugura una biblioteca nacional con el nombre de real.
  • En España las Sociedades Económicas de Amigos del País forman pequeñas bibliotecas al servicio del pueblo, que no incluían libros de teología ni en latín.
    Además Felipe V crea en Madrid la Biblioteca Real. Aunque su colección de libros era pequeña, tuvo una gran influencia en la vida cultural madrileña y española, ya que animó a la lectura y favoreció que los bibliotecarios ayudaran en la creación de la Real Academia Española y de la Historia.
  • Se inician algunas de las bibliotecas universitarias de Estados Unidos que han llegado a ser notables, como las de Yale, Princeton y Columbia.
    Ademas los colonos ingleses crean bibliotecas parroquiales y bibliotecas de sociedades por acciones, que daban derecho a sus propietarios a leer los libros de dichas bibliotecas. Entre ellas la Library Company of Philadelphia, fundada a propuesta de Benjamin Franklin.
  • En Paris destacan los gabinetes de lectura que ofrecían, por una cantidad determinada, asiento a los lectores de libros y periódicos. Este sistema se extendió a otros países europeos.

 

 

LA PRENSA EN EL SIGLO XVIII

Los primeros repertorios de noticias de aparición periódica aparecieron a finales del siglo XVI con motivo de las Ferias de Francfort. Pero es en el siglo XVIII cuando se desarrolla la prensa.

En este siglo las publicaciones periódicas mas destacadas son:

  • The Daily Courant (1702-1735), considerado el primer diario aparecido en Londres. Se especializó en la publicación de noticias sin comentarios.
    Importantes periodistas ingleses de este siglo fueron los escritores Daniel Defoe, autor de Robinson Crusoe, y Jonathan Swift, que escribió los Viajes de Gulliver.
  • Journal de Paris, primer diario francés que nació en 1777. Llegó a la época de la Revolución Francesa, aunque sufrió varias suspensiones temporales.

La prensa alemana no destaco, aunque se desarrollaron modestas publicaciones en alguna ciudades, especialmente en Francfort, Hamburgo y Berlin. La prensa alemana estuvo sometida a frecuentes censuras.

En la España del siglo XVIII hay que mencionar que:

  • La Gaceta, que había surgido el siglo anterior, pasa a ser propiedad de la Corona Española en el año 1761.
  • En 1738 surge el Mercurio histórico y político de periodicidad mensual, que posteriormente pasaría a denominarse Mercurio de España. Fue creado por Salvador Mañer.
  • En 1737 aparece el Diario de los literatos de España, que tenía carácter trimestral y estaba especializado en las novedades literarias.
  • En 1787 Antonio Valladares funda el Seminario erudito, que seguía una linea editorial semejante a la del Diario de los literatos.
  • En 1792 se inicia el Diario de Barcelona, que ha durado casi dos siglos.

 

 

PARA SABER MAS…

La Enciclopedia Francesa o Diccionario razonado de las ciencias, las artes y oficios.
 
Antonio Sancha: encuadernador, editor e impresor en el siglo XVIII, publicado en el blog de Bibliopos.

 

¿Te ha resultado interesante este post? Espero tus opiniones y comentarios.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s